miércoles, 7 de noviembre de 2012

Werewolf of London (Stuart Walker, 1935)




El lobo humano

Ficha Técnica:

Título original:

Werewolf of London

Año:

1935

País:

Estados Unidos

Género:

Terror. Fantástico. Hombres Lobo

Dirección:

Stuart Walker

Guión:

John Colton (Historia: Robert Harris)

Duración:

72 min

Reparto:

Henry Hull, Valerie Hobson, Warner Oland, Spring Byington, Lester Matthews, Ethel Griffies, Clark Williams, J. M. Kerrigan, Charlotte Granville, Ethel Griffies, Zeffie Tilbury, Jeanne Bartlett, Reginald Barlow

Datos del archivo:

Idioma:

Inglés / Español con subs en español (srt)

Calidad:

DVDRip

Resolución:

720 x 544

Formato:

AVI

Tamaño:

1,36 Gb


Sinopsis:
Wilfred Glendon, doctor en botánica, emprende un viaje al Tíbet con el fin de localizar una extraña flor que crece únicamente en esa región bajo el influjo de la Luna. En el momento en que recoge un ejemplar, sufre el ataque de un hombre lobo que lo deja herido y con el estigma del licántropo. De regreso en Londres, recibe la visita del doctor Yogami, la persona que lo atacó. Éste le informa de que la flor que recogió es el único remedio para aletargar durante una noche el mal de luna. (FILMAFFINITY)

Durante la etapa del cine mudo existió un conjunto de películas que constituye los inicios de la temática de hombres lobo. Sin embargo, estas cintas ejercieron escasa influencia en el desarrollo de las constantes narrativas y argumentales de sus sucesoras, e incluso la mayor parte de ellas están hoy desaparecidas.

Cabría considerar, pues, El lobo humano la primera película de licántropos con determinado peso. El proyecto provenía de 1932 cuando, con el título de The Wolf Man, la Universal lo ofreció como vehículo de lucimiento para Boris Karloff, habiendo de ser desarrollado por Robert Florey (Doble asesinato en la calle Morgue) y dirigido por Erle C. Kenton (La isla de las almas perdidas). Sin embargo, Karloff rechazó el papel -y nunca más se le presentaría la oportunidad de encarnar a un hombre lobo-, y el boceto fue rescatado dos años después, esta vez con Kurt Neumann (La mosca) en la dirección y Henry Hull y Bela Lugosi como intérpretes. No obstante, en los paulatinos desarrollos el director sería eliminado de los planes, siendo reemplazado por Stuart Walker, realizador de gran prestigio por entonces, y con Bela Lugosi sustituido por el actor de origen sueco Warner Oland.

Algunos fundamentos aún no se hallaban establecidos, y la presente cinta podría decirse que es más bien una renovación de El extraño caso del doctor Jekyll y Mr. Hyde, la novela de Robert Louis Stevenson: así, en cierto momento de la cinta el doctor Yogami (Warner Oland) reflexionará: "El hombre lobo libera la peor parte de hombre y de lobo".

La película presenta al doctor Wilfred Glendon (Henry Hull), experto en botánica que se dirige hasta el Tíbet con el fin de localizar la mariphasa luminam lupina, extraña flor que crece únicamente en ese lugar y bajo el influjo de la luna. Cuando está a punto de conseguir una muestra es atacado por un hombre lobo, que lo deja herido y con el estigma del licántropo. Una vez en Londres, se le presenta el doctor Yogami, aquel que lo contaminó, y le informa que la flor que recogió es la única capaz, no de curar, sino de aletargar durante una noche el mal de luna.

Se trata de un curioso y singular film que, como dijimos, parte de previas influencias que originan nuevos rumbos, convirtiendo el mito stevensoniano en una manifestación de la parte animal que todos llevamos dentro: durante una fiesta que ofrece Glendon todo el mundo admira la colección botánica que exhibe, y que en su mayor parte está compuesta por plantas carnívoras; un personaje apuntará la concordia que aquí se establece entre el reino vegetal y el animal, subrayando de ese modo la dualidad que acontece también en el ser humano. De igual modo resulta desusado columbrar cómo, en unión a ese mito, se exhiben otros elementos en ocasiones paralelos en su temática sobrenatural, como el hecho de que el valle tibetano esté habitado por demonios invisibles, u otros elementos ya directamente contrarios a ese aura ultraterreno, y que conducen al film hacia el género de la ciencia-ficción, como es esa máquina que el doctor Glendon desarrolla, y que emula la luz lunar, o un sofisticado circuito cerrado de televisión (si bien el film parece desarrollarse en la época contemporánea a su rodaje, se formulan no pocos rudimentos desfasados, desde el vestuario anticuado de los personajes a las antiparras de las que se sirve Glendon, acentuando aún más esas peculiares disparidades).

Con respecto a la definición de las constantes licantrópicas, como decíamos, aún se bosquejan orientaciones idiosincráticas, así, tras la conversión, el personaje todavía retiene bastantes componentes humanos: después de la primera transformación, el hombre lobo sale de su residencia, no sin antes proveerse de una bufanda y una gorrita; cuando va a atacar a su prometida forcejea con una puerta acristalada, en lugar de embestir directamente contra ella (nos referimos a la puerta, no a la prometida); al final, inclusive desgranará algunas palabras, mientras aún exhibe la apariencia de bestia. El excelente maquillaje, debido a Jack Pierce, brinda pocos elementos sobre el rostro del actor, Henry Hull, entonces una estrella que requirió que pudiera ser reconocido por los espectadores -y ofreciendo cierto parecido con el que, sesenta años después, exhibirá Jack Nicholson en la tonta Lobo-. Míticas son hoy día las secuencias de transformación, en especial la primera, la cual, mientras Hull va caminando y pasando por detrás de varias columnas, muestra el proceso de mutación por medio de los brillantes efectos visuales desarrollados por John P. Fulton.

Se trata, pues, de un excelente "inicio" del mito, no radiante, desde luego, cuya mayor virtud estriba en un notable trabajo estético, tanto en su fotografía, debida a Charles Stumar, como a la labor de maquillaje de Pierce, y por las interpretaciones de Hull y Oland -los dos licántropos del film, con caracterizaciones diferentes ambos-, y que en momento alguno buscan la fácil simpatía del espectador: el uno es un científico en exceso volcado a su labor ("Cuando termine este experimento intentaré ser más humano", comentario que su esposa acoge con escepticismo), el otro un buen hombre que, acosado por la maldición, no dudará en infringir la ley pese a todo -distintos análisis cinematográficos catalogan al doctor Yogami como el malvado de la historia, lo cual no es en absoluto-. Con todo, ofrece un handicap desmedido como supone el elemento humorístico introducido (acaso aspirando perpetuar la estela de James Whale con Una O'Connor) por medio de las dos caseras cockneys borrachinas. (Carlos Díaz Maroto: Pasadizo)


Click the image to open in full size.

Enlaces de descarga (Contraseña: HmB79):
 http://bitigee.com/27e6
http://bitigee.com/27e8
http://bitigee.com/27e9

El romance del Aniceto y la Francisca (Leonardo Favio, 1967)




Éste es el romance del Aniceto y la Francisca, de cómo quedó trunco, comenzó la tristeza y unas pocas cosas más...

Ficha Técnica:

Título original:

Éste es el romance del Aniceto y la Francisca, de cómo quedó trunco, comenzó la tristeza y unas pocas cosas más...

Año:

1967

País:

Argentina

Género:

Drama

Dirección:

Leonardo Favio

Guión:

Leonardo Favio, Carlos Flores, Jorge Zuhair Jury

Duración:

63 min

Reparto:

Federico Luppi, Elsa Daniel, María Vaner, Edgardo Suárez, Cacho Mendoza, Eduardo Vargas, Ernesto Cutrera

Datos del archivo

Idioma:

Español

Calidad:

DVDRip de pelatis gracias a pgmele

Resolución:

656x480

Formato:

AVI

Tamaño:

749 MB


Sinopsis:
Es la historia de una seducción y enamoramiento entre dos personas de pueblo, en la provincia de Mendoza: el Aniceto (Luppi) y la Francisca (Elsa Daniel), una chica "decente" y dulce, "la santita" del Aniceto. Pero el Aniceto también seduce a Lucía (María Vaner), apasionada, sexual, "la putita" del Aniceto. Cuando el romance se rompe, el Aniceto comienza a darse cuenta de lo que perdió. (FILMAFFINITY)

Poco se ha escrito sobre esta temprana obra de Leonardo Favio, segunda de la trilogía comenzada con “Crónica de un niño solo” (1965), y que termina con “El dependiente” (1969); sobre un cuento titulado “El cenizo” de su hermano Jorge Zuhair Jury, y que cuenta con un reciente remake del propio director. Hechas las presentaciones, no queda otra que embadurnarse las manos.

Parcos en palabras, los personajes se buscan y comprenden más con las miradas. Retrata así, el pueblo donde Leonardo Favio creció, pueblos de Mendoza donde hablar en exceso estaba mal visto y la gente se comunicaba más por supuestos. Existe una importancia en la obra, no sólo del silencio, también del sonido (que no ruido) que rodea a los personajes: los amaneceres con el canto de los gallos, el agua colándose en un botijo, el viento… A lo Bresson, podemos decir.

No existe pues, más trama que la que el largo título explica, ni existe más intriga que los primeros planos que compone Favio. Y ya es bastante. Conciso, sin alardes ni concesiones, Favio recrea el amor de un hombre (Federico Luppi) por dos mujeres: Francisca “santita” (Elsa Gabriel) –la mama-, y Lucía “putita” (María Vaner) –la puta.

En el fondo es la historia de siempre. Las dos formas de amar: el amor puro, la madre de los hijos, la mujer con quien estar; y el amor pasional y carnal, la locura, el deseo. De nuevo un triángulo tan viejo como el hombre. Entre los tres sobran los diálogos. Son meras formalidades. Cuando Aniceto echa a Francisca, está se despide con un escueto “chao”. Todo en esta película son sobreentendidos, y a base de sobreentendidos avanza la trama. El espectador tiene pues, que convertirse en un personaje más, porque las pistas que deja el director son escasas (alguna sí hay, como el anillo).

Las voces en off si tienen aquí un sentido práctico. Tanto a la hora de leer las cartas de Aniceto mientras Francisca espera, como los pensamientos ahogados del hombre. Y mientras, Favio nos muestra el pueblo, las tierras, la gente en la calle, los edificios, en definitiva, las costumbres del lugar que son ya, parte de la historia. También fuera de cámara empiezan los gritos finales en italiano, y poco a poco sube la cámara, recorriendo una vez más, cada piedra y cada sombra. Y sólo queda el horizonte, las llanuras y montañas de Mendoza; y esos gritos ahogados en lengua sinónima de progreso, de dinero en pueblos que se morían de hambre. Este Aniceto es una especie de “Hurdes” de Buñuel, pero hecho desde el recuerdo. (Chagolate con churros, FilmAffinity)


Click the image to open in full size.


Enlaces de descarga (Contraseña: HmB79):
 https://1fichier.com/?l2vzdw51p0

Singularidades de uma Rapariga Loira (Manoel de Oliveira, 2009)




Singularidades de una chica rubia

Ficha Técnica:

Título original:

Singularidades de uma Rapariga Loura

Año:

2009

País:

Portugal, Francia

Género:

Drama. Romance

Dirección:

Manoel de Oliveira

Guión:

Manoel de Oliveira

Duración:

61 min

Reparto:

Ricardo Trêpa, Catarina Wallenstein, Diógo Dória, Júlia Buisel, Leonor Silveira, Naria-João Pires, Maria Burmester

Datos del archivo:

Idioma:

Portugués con subs en español e inglés (srt)

Calidad:

DVDRip

Resolución:

640x384

Formato:

AVI

Tamaño:

699 MB


Sinopsis:
De camino al Algarve, un hombre decide contarle a una compañera de viaje el amor más grande y más trágico de su vida. Trabaja como contable para su tío en Lisboa. Desde el balconcito de su oficina puede ver la ventana de la casa enfrente, donde vive una chica joven a la que le gusta pararse frente a la ventana refrescándose con un abanico chino. Él se enamora de ella a primera vista, pero su tío no aprueba sus sentimientos. (FILMAFFINITY)

Resulta entrañable y casi conmovedor contemplar que un cineasta supere el siglo de existencia y siga, año tras año, haciendo películas por amor al séptimo arte. Es el caso del portugués Manoel de OLiveira cuya fuerza interior y un entusiasmo juvenil, le permite seguir dejáandonos en la retina pequeñas joyas de un estilo de cine lógicamente anticuado. Pero ahí reside su virtud: en ese pulso narrativo tranquilo y pausado, en su incuestionable sentido estético y en la recreación de unas atmósferas poéticas y decadentes como las de Proust o Azorín.

En estas singularidades de una chica rubia no busquen ritmos vertiginosos, ni travellings modernísimos ni estructuras complejas. Sólo hay una historia basada en un cuento de Eca de Queiroz protagonizada por unos personajes chapados a la antigua, y el tiempo condensado entre las calles eternas de Lisboa.Sólo cine a la antigua usanza. (tasiodesevilla, FilmAffinity)


Click the image to open in full size.

Enlaces de descarga (Contraseña: HmB79):
 https://1fichier.com/?svsohpgw1f

O Convento (Manoel de Oliveira, 1995)




El convento

Ficha Técnica:

Título original:

O Convento

Año:

1995

País:

Portugal, Francia

Género:

Drama

Dirección:

Manoel de Oliveira

Guión:

Manoel de Oliveira

Duración:

91 min

Reparto:

Catherine Deneuve, John Malkovich, Luis Miguel Cintra, Leonor Silveira, Duarte de Almeida, Daniel Auteuil

Datos del archivo:

Idioma:

Francés, inglés y portugués con subs en español, inglés y polaco (srt)

Calidad:

DVDRip

Resolución:

640x384

Formato:

AVI

Tamaño:

595 MB


Sinopsis:
Michael Padovic (John Malkovich), un profesor americano que trabaja en una tesis con la que pretende demostrar que Shakespeare era de origen español y no inglés, llega con su mujer (Deneuve) a un convento portugués, donde espera encontrar los documentos que prueben su teoría. (FILMAFFINITY)


1995: Festival de Cannes: Nominada a la Palma de Oro (mejor película)
1995: Festival de Sitges: Sección oficial largometrajes a concurso

Click the image to open in full size.

Belle toujours (Manoel de Oliveira, 2006)




Belle toujours

Ficha Técnica:

Título original:

Belle toujours

Año:

2006

País:

Portugal

Género:

Drama

Dirección:

Manoel de Oliveira

Guión:

Manoel de Oliveira

Duración:

70 min

Reparto:

Michel Piccoli, Bulle Ogier, Ricardo Trêpa, Leonor Baldaque, Júlia Buisel

Datos del archivo

Idioma:

Francés con subtítulos en español e inglés (srt)

Calidad:

DVDrip

Resolución:

672x384

Formato:

AVI

Tamaño:

816 MB


Sinopsis:
38 años después de "Belle de jour" de Luis Buñuel, dos personajes de la película vuelven a cruzarse con el misterio de un secreto que sólo conoce el personaje masculino y cuya revelación es imprescindible para el personaje femenino. Aunque ella le evita, él sigue sus pasos hasta que finalmente consigue que le preste atención al confesarle su intención de revelarle el secreto. Fijan una cita, una cena durante la cual ella, ahora viuda, aguarda la esperada revelación: qué es lo que él le dijo a su marido cuando éste estaba mudo y paralítico por un disparo efectuado por un amante de ella. La situación es tensa y ella termina sin saber qué es lo que realmente pasó. Se trata de la venganza de él porque la mujer nunca le permitió poseerla. (FILMAFFINITY)

Click the image to open in full size.

Great Day in the Morning (Jacques Tourneur, 1956)




Una pistola al amanecer

Ficha Técnica:

Título original:

Great Day in the Morning

Año:

1956

País:

Estados Unidos

Género:

Western

Dirección:

Jacques Tourneur

Guión:

Lesser Samuels

Duración:

92 min

Reparto:

Viriginia Mayo, Robert Stack, Ruth Roman, Alex Nicol, Raymond Burr, Leo Gordon, Regis Toomey, Carleton Young, Donald MacDonald

Datos del archivo:

Idioma:

Inglés / Español con subs en español (srt)

Calidad:

DVDRip

Resolución:

640x480

Formato:

AVI

Tamaño:

783 MB


Sinopsis:
Colorado, principios de 1861. En Denver, Owen Pentecost, un pistolero carente de escrúpulos, originario de Carolina del Norte, se convierte en el dueño de un hotel tras ganar una partida de cartas. Dos mujeres se enamoran de él: la empleada del saloon del que es propietario y una forastera que ha llegado con la intención de abrir una tienda de ropa femenina. Los conflictos que preceden a la guerra de Secesión (1861-1865) y, finalmente, el estallido de la contienda sitúan a Owen ante dilemas de difícil resolución. (FILMAFFINITY)

Quinto y último western del realizador Jacques Tourneur (1904-1977) (“Retorno al pasado”, 1947). El guión, de Lesser Samuels, adapta la novela “Great Day in the Morning” (1950), de Robert Hardy Andrews. Se rueda en escenarios exteriores y en los platós de RKO Studios (Hollywood, CA). Producido por Edmund Grainger para RKO Pictures y Edmund Grainger Productions, se estrena el 16-V-1956 (EEUU).

La acción dramática tiene lugar en tierras del actual territorio de Colorado y en Denver, en unos días de los primeros meses de 1861. El pistolero Owen Pentecost (Stack), natural de Carolina del Norte, llega a Denver huyendo de oscuros problemas y en busca de fortuna. A las cartas gana la propiedad de un hotel, un bazar, un circo y un saloon. Denver es en aquellos momentos una pequeña población de mineros movidos por la fiebre del oro. El origen irlandés de muchos de ellos explica que la iglesia local esté dedicada al culto católico a cargo del padre Murphy (Toomey). Owen se relaciona con Boston Grant (Roman), empleada del saloon, y con Ann Merry Alaine (Mayo), recién llegada a la localidad con el propósito de montar una tienda de ropa y confección. Su rápido ascenso social le enfrenta a Jumbo Means (Burr) y su amistad con Alaine le indispone con Stephen Kirby (Nicol). La acción se desarrolla a lo largo de unos pocos días de acción vertiginosa. Owen es egoísta, individualista, insolidario, codicioso y solitario. Boston es hermosa, apasionada, morena y seductora. Alaine encarna a una mujer emprendedora, autónoma, independiente, rubia y sensual. Jumbo es el villano del lugar. Stephen es observador, reservado y misterioso.

El realizador, haciendo uso de sus habilidades y de su condición de buen artesano, muestra a Denver como un escenario inquietante y turbulento, en el que reinan el desorden, los conflictos personales y colectivos, la injusticia, la inseguridad, la corrupción y el mal en general. Así se deduce de la presencia mayoritaria de codiciosos y desesperados buscadores de oro, oportunistas a la caza de fortunas rápidas, jugadores de cartas muy poco fiables, mujeres de vida airada que ansían liberarse, comerciantes ventajistas y sin escrúpulos, etc. La vida social se presenta dominada por un torbellino de pasiones alimentadas por impulsos primarios de venganza, odio, celos, codicia, etc. Los personajes viven agitados por contradicciones, la búsqueda ansiosa de segundas oportunidades y tensiones derivadas de situaciones límite impuestas por la inminencia de una guerra fratricida. Con los elementos indicados y otros, el film construye un emocionante, hermoso y atractivo relato, que funciona como una reflexión sobre los males derivados de la violencia, la intolerancia y el individualismo. Compone mediante trazos leves y rápidos, recios y nada piadosos, una apuesta a favor del diálogo, la solidaridad y el imperio de la ley.

Los comentarios publicados sobre el film coinciden en destacar que en él se dan casi todos los elementos propios del western: carretas tiradas por mulas, pistoleros desarraigados, combates con los indios, juegos de azar, tiroteos, buenos y malos, la caballería de la Unión, romances, peleas, whisky, bazares, villanos poderosos y sus secuaces, la prostituta, la chica seductora, el pastor, la bandera, etc. Por lo demás, la película explora las raíces de la violencia y sus manifestaciones a través de conflictos personales, colectivos y, de modo especial, a través del estallido de la guerra civil. El mundo de Denver aparece envuelto en una atmósfera general turbulenta y perturbadora, construida con acierto y solidez.

La obra muestra una excelente puesta en escena, una dirección de actores experta y cuidadosa y conocimientos solventes sobre la condición humana. Las referencias que se hacen a la ambición, la intolerancia, el individualismo, la codicia y la pulsación de los instintos primarios del ser humano, proporcionan al espectador motivos valiosos de reflexión sobre temas del pasado y del presente. Las propuestas no se formulan desde un punto de vista fatalista y pesimista. Sin estridencias y sin énfasis artificiosos se deja abierta, más bien solo entreabierta, la posibilidad de cambios y avances.

La banda sonora, de Leith Stevens, aporta una partitura de acompañamiento diegético que sobresale por la discreción y la funcionalidad. Suma cortes patéticos, fúnebres, joviales, románticos, etc. Añade la canción “Bonnie Blue Flag”, que corean los niños, compuesta con música tomada de una conocida composición tradicional irlandesa. La fotografía, de William Snyder, en color (technicolor) y cinemascope reducido, se sirve de colores intensos, cromatismos saturados, fuertes contrastes, luces bien definidas, iluminaciones a tono con los lances que acompañan y composiciones que en ocasiones se adornan con excelentes claroscuros de inspiración clasicista y emotiva factura.

La película es entretenida e interesante. Contiene pasajes brillantes dentro de un conjunto dirigido con corrección e interpretado con solvencia. El papel de Robert Stack, muy criticado en general, se ha de juzgar en función de la psicología singular del personaje, dominada por la frialdad, la indiferencia, la ausencia de emociones y el aislamiento. Ruth Roman entrega un trabajo lleno de aciertos y encanto. Virginia Mayo cumple a satisfacción. Donald MacDonald está correcto en el papel de Gary. El film es un western notable. (Miquel, FilmAffinity)


Click the image to open in full size.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...