viernes, 6 de julio de 2012

Metropolis (Fritz Lang, 1927)



Metropolis

Ficha Técnica:

Título original:

Metropolis (The Complete)

Año:

1927

País:

Alemania

Género:

Ciencia Ficcion. Cine mudo

Dirección:

Fritz Lang

Guión:

Thea von Harbou (Fritz Lang, sin acreditar) (basado en la novela de Thea von Harbou)

Duración:

150 min

Reparto:

Gustav Fröhlich, Brigitte Helm, Alfred Abel, Rudolf Klein-Rogge, Fritz Rasp, Theodor Loos, Heinrich George, Fritz Alberti, Grete Berger, Heinrich Gotho, Georg John, Olaf Storm

Datos del archivo:

Idioma:

Muda con intertitulos en alemán y con subs en español, francés y portugués (srt) e ingles (contenedor MKV)

Calidad:

BRRip

Resolución:

642 x 480

Formato:

MKV

Tamaño:

714 MB


Sinopsis:
En una megalópolis del año 2000, los obreros están condenados a vivir recluidos en un gueto subterráneo, donde se encuentra el corazón industrial de la ciudad. Sin embargo, incitados por un robot, se rebelan contra la clase dominante y amenazan con destruir la ciudad exterior. Freder (Gustav Frölich), el hijo del soberano de Metrópolis, y María, una muchacha de origen humilde, intentarán evitar la destrucción apelando a los sentimientos y al amor. (FILMAFFINITY)

Superproducción de Fritz Lang, para algunos su mejor obra de cine mudo. El guión, de F. Lang y Thea von Harbou, adapta la novela “Metropolis” (1926), de Thea von Harbou, inspirada en relatos de H. G. Wells, Julio Verne y Villiers de l’Isle-Adam. Se rueda en los estudios UFA (Berlin), durante 310 días y 60 noches, con un presupuesto de 7 M DM. Producida por Erich Pommer para UFA, se proyecta por primera vez en público el 10-I-1927 (Berlin, preestreno).

La acción dramática tiene lugar en 2026, en una gran ciudad futurista, gobernada por su creador y fundador, John “Joh” Fredersen (Abel). La ciudad está dividida en dos sectores: el subterráneo y el exterior. En el primero viven trabajadores manuales esclavizados, que hacen posible el funcionamiento de la ciudad exterior. En ésta habitan personas privilegiadas, acomodadas y ociosas, liberadas de los trabajos manuales y dedicadas a actividades lúdicas.

El film suma drama, acción, aventura, fantasía, romance, Sci-Fi y thriller. La visualidad se inspira en la visión que el realizador recuerda de Manhattan cuando la visitó en 1924. Simboliza la ciudad del futuro, superpoblada, inmensa y compleja, de edificios gigantescos, magníficos jardines que imitan el del Edén y zonas de actividades deportivas amplias y cómodas. Cada una de las dos partes de la ciudad desconoce la existencia de la otra. Según el film, Lang parece concebir el progreso como la suma de explotación, opresión, la locura de los científicos y la ausencia de sentimientos de propiedad. La visión pesimista del progreso choca con las ideas predominantes entre el público, que cree que el progreso es una operación de costes escasos, gran eficacia y resultados satisfactorios para todos.

Los estudios de arquitectura de Lang y su afición a la misma constituyen un punto de apoyo importante para el desarrollo y concepción del paisaje urbano de la ciudad superior. Por lo demás, su rica y ocurrente imaginación le facilita la tarea de concretarla en unas edificaciones grandiosas, maquetas cuidadas y bien acabadas, filmaciones de stop-motion y combinaciones de imágenes basadas en ilusiones ópticas. Mezcla elementos arquitectónicos de los años 20 con elementos medievales, bíblicos y fantasiosos. Le espectacularidad de los decorados se aprovecha al máximo con su utilización para dos funciones: su contemplación y su destrucción.

El film suma ambigüedad y eclecticismo. Combina elementos del Antiguo y del Nuevo Testamento, de la mitología clásica, actitudes revolucionarias e ideas corporativistas. Presta gran atención a las máquinas, a los que atribuye un papel básico en el futuro y de los que destaca el automatismo, la envergadura exagerada y la gran cantidad de energía que las mueve. Junto a las máquinas automáticas, machaconas y ruidosas, símbolo de una visión industrialista maximalista, sitúa otros mecanismos que exigen el concurso humano al ritmo y de acuerdo con las variaciones caprichosas de los artefactos. (El spoiler se desplaza al final).

Distribuidores americanos, convencidos del sustrato comunista de la cinta, introducen en ella cortes y saltos caprichosos. Los mandatarios nazis se entusiasman con el film y ofrecen (1934) a Lang la dirección de UFA, si se hace militante del partido nazi. Por temor a las represalias que podía provocar su negativa, abandona el país. Lo asume Thea von Harbou, casada con Lang entre 1922 y 1933. La figura del propietario monopolista de la ciudad es considerada por la izquierda como una apología de algunas de sus concepciones ideológicas.

En opinión de gran parte de los analistas, la obra constituye una manifestación culminante del expresionismo alemán. Citan en este sentido la estilización de los decorados, el uso de ángulos tortuosos, proyecciones de sombras amenazadoras, rostros humanos deformados por el dolor y la fatiga, la concepción del mundo subterráneo, etc. Agravan el dramatismo la presencia de máquinas sin utilidad, un robot maléfico, una mujer quemada viva como una bruja medieval, la superposición del espíritu científico y poderes de magia negra, etc.

La banda sonora del día del preestreno del film, de Gottfriel Huppertz, evoca el espíritu épico del relato. Se divide en cortes de diversa factura. Destacan el de “María”, con melodía a cargo de un clarinete, y la de “Moloch”, de tonos sombríos y fúnebres. Otros temas notables son “Machine”, “Love Kills”, “Destruction”, etc. La fotografía, de Karl Freund y Gunter Ritten, en B/N, adopta la estética expresionista, compone escenas hipnóticas y desarrolla una narración cautivadora y fascinante. Se presenta llena de símbolos, como los de la bondad, la locura, la modernidad, el mal, la perversidad, etc.

El film ha tenido una gran influencia en el cine posterior, que no se ha agotado todavía. De él derivan “los replicantes” de “Blade Runner”, “Brazil”, Gotham (la ciudad de Batman), etc.

Joh Fredersen es el propietario único de la ciudad. Su hijo Freder (Fröhlich) se enamora de María (Helm), una trabajadora del submundo esclavizado. Es sacrificada, bondadosa, pacífica y siente gran simpatía por los niños. El gran inventor que ha resuelto los problemas de construcción de la ciudad, C. A. Rotwang (Klein-Rogge), es malvado, diabólico y encarna la figura del sabio loco. Freder se ha dedicado a divertirse y a vivir bien, al margen de las tareas de gestión de la ciudad y de sus problemas, que ignora. El temor que alimenta la visión, través de los ojos incrédulos de Freder, de los artilugios mecánicos, se ve ampliado y elevado, cuando la apariencia titánica de la planta industrial se transforma y adopta formas mitológicas (dios Moloch) que subrayan el ambiente de claustrofobia y angustia del mundo subterráneo.


Bibliografía

- Philipp BÜHLER, “Metrópolis”, ‘Cine de los 20’, págs. 292-301, Taschen ed., Colònia 2007.
- Roger EBERT, “Metrópolis”, ‘Las grandes películas’, V. 1, págs. 268-271, Robinbook ed., Barcelona 2003.

(Miquel, FilmAffinity)




CAPTURAS:

Click the image to open in full size.

Enlaces de descarga (Contraseña: HmB79):

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...