martes, 4 de septiembre de 2012

Tonari no Totoro (Hayao Miyazaki, 1988)



Mi vecino Totoro

Ficha Técnica:

Título original:

Tonari no Totoro

Año:

1988

País:

Japón

Género:

Animación. Fantástico

Dirección:

Hayao Miyazaki

Guión:

Hayao Miyazaki

Duración:

86 min

Reparto:

No tiene

Datos del archivo

Idioma:

Japonés con subs en español (srt) e inglés (contenedor MKV)

Calidad:

BRRip

Resolución:

848 x 458

Formato:

MKV

Tamaño:

411 MB


Sinopsis:
En los años 50, una familia japonesa se traslada al campo. Las dos hijas, Satsuki y Mei, entablan amistad con Totoro, un espíritu del bosque. El padre es un profesor universitario que estimula la imaginación de sus hijas relatándoles fábulas e historias mágicas sobre duendes, fantasmas y espíritus protectores de los hogares, mientras la madre se encuentra enferma en el hospital. (FILMAFFINITY)

Mi vecino Totoro es la historia de dos niñas que en compañía de su padre, un profesor universitario de arqueología, se mudan a una casa en la zona rural cerca de la ciudad de Tokorozawa durante la década de los cincuenta. La razón por la cual se trasladan a esta nueva casa es posiblemente la cercanía al hospital donde está internada su madre debido a una enfermedad, la cual no es nombrada durante el transcurso de la cinta. En la novelización de la cinta se menciona que la madre sufre de tuberculosis. Este es el elemento más autobiográfico del film, debido a que Miyazaki vivió en la prefectura de Saitama en Tokorozawa durante su infancia, y su madre sufrió de tuberculosis espinal, lo que la mantuvo postrada desde 1947, luego de tener su cuarto hijo, hasta 1955. Los primeros años de su enfermedad los pasó internada en un hospital, pero eventualmente pudo regresar a casa en compañía de una enfermera. Es por esta razón que no es tan descabellado decir que posiblemente ésta es la película más personal del director.

Desde el momento en que Satsuki y Mei comienzan a explorar su nueva casa, el espectador puede observar ciertas dosis de magia y misterio con la presentación de unas pequeñas criaturas negras llamadas "makkuro kurosuke" o "duendes del polvo". Más adelante en la historia, cuando Mei descubre el camino encantado en el jardín de su casa (lo que recuerda en cierta forma a Alicia en el país de las maravillas de Lewis Carroll), conocerá a Totoro, que es el nombre mal pronunciado por Mei para designar a un troll, de los que ella ve en los cuentos y que quizás es solo obra de su viva imaginación. La criatura es una mezcla entre un oso, un conejo y un búho, y está salido por completo de la imaginación de Miyazaki. Él ha señalado que Totoro es un "espíritu de la naturaleza", negando al mismo tiempo todo tipo de connotaciones religiosas, enfocándose en la idea de que Totoro es un habitante del mundo de los niños, razón por la cual solo ellos pueden verlo a él y a los otros espíritus. Esto establece que estos espíritus, tal vez imaginarios, no sean más que una vía de escape a las dificultades por las que están pasando las niñas. Esto va muy de la mano con la época donde se desarrolla la historia, donde la televisión aún no llegaba a los hogares y los pequeños jugaban más tiempo al aire libre, echando a correr su imaginación.

En el plano más humano, la ausencia de la madre obliga al resto de los integrantes de la familia a redistribuir las tareas cotidianas entre ellos. Es así como Satsuki y Mei deben ayudar al padre a cocinar, realizar el aseo de la casa y cuidarse entre ellas. Estas tareas las asumirán de la mejor manera, entregándose alegremente a ellas, dejando en claro que el verdadero problema consiste en sobrellevar la carencia de lazos afectivos maternos. Esto implica un crecimiento personal, tanto por parte de las niñas como del mismo padre, los cuales establecerán un lazo aún más fuerte como respuesta a la difícil situación en la que se encuentran. Incluso en algún momento de la película se llega a especular con la posible muerte de la madre, dando cuenta de que pese a ser una película para niños no está exenta de momentos amargos.

De la misma forma, existe una celebración de la naturaleza y del gentil espíritu que la guía en la historia, dado que la existencia de Totoro y su relación con las niñas implica una necesidad de coexistencia. Miyazaki ha sido nombrado en variadas ocasiones como un director ecologista, definición a medias acertada. El director muestra una clara admiración y cierto grado de nostalgia por la naturaleza, la cual ha visto desaparecer junto con el crecimiento industrial de Japón. Pese a que el director niega todo tipo de mensajes religiosos en esta cinta, es imposible no vislumbrar cierta cercanía a al sintoísmo y sus rituales, es decir, la visión de la naturaleza como cuna de poderes sobrenaturales (en este caso de los Totoros), constante que se mantiene en prácticamente todas las películas del realizador.

Las cintas de Miyazaki ofrecen una riqueza visual inigualable, la cual en esta ocasión es acompañada por la hermosa banda sonora compuesta por Joe Hisaishi, colaborador habitual del director. Mi vecino Totoro es un viaje a la infancia de Miyazaki (donde probablemente el pequeño y tímido Kanta sea ni más ni menos que el mismísimo director); un lugar inocente, dominado por la imaginación, donde la naturaleza y el hombre viven en perfecta armonía. Una historia donde además el director aprovecha de enseñarnos algunas costumbres y creencias de su cultura, además de exponer la importancia de la familia y sus valores. Pese a ser en un principio una película para niños, la cinta de Miyazaki es recomendable para todo tipo de espectadores, dada la capacidad del director para transportarnos al maravilloso mundo infantil, logrando que añoremos aquellos días en que nuestra imaginación e inocencia nos hacían pensar de que no existían los imposibles. (Fantomas: CinemaScope)



CAPTURAS:

Click the image to open in full size.

Enlaces de descarga (Contraseña: HmB79):

No hay comentarios:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...