PROGRESO DONACIONES OCTUBRE 2019


172 / 300 words. 57% done!

sábado, 4 de agosto de 2012

The Producers (Mel Brooks, 1968)




Los productores

Ficha Técnica:

Título original:

The Producers

Año:

1968

País:

Estados Unidos

Género:

Comedia / Musical

Dirección:

Mel Brooks

Guión:

Mel Brooks

Duración:

89 min

Reparto:

Zero Mostel, Gene Wilder, Kenneth Mars, Estelle Winwood, Renee Taylor, Dick Shawn, Lee Meredith

Datos del archivo:

Idioma:

Ingles con subs en español (srt)

Calidad:

BRrip

Resolución:

1280x682

Formato:

MP4

Tamaño:

739 MB


Sinopsis:
Un arruinado productor de Broadway y un contable organizan una estafa que consiste en recaudar fondos de distintas ancianas para financiar la peor obra musical del mundo, con la idea de que la obra sea un absoluto desastre y así quedarse con todo el dinero. (FILMAFFINITY)


1968: Oscar: Mejor guión original. 2 nominaciones

Primer largometraje de Mel Brooks (NY, 1926), tras una dilatada experiencia en TV. El guión es original del propio Brooks. Se rueda en escenarios exteriores e interiores de NYC (Lincoln Center, Central Park, Empire State Building, Chrysler Building ...) con un presupuesto modesto. Nominado a 2 Oscar, gana uno (guión). Producido por Sidney Glazier para Crossbow, MGM y Springtime, se presenta en sesión de preestreno el 18-III-1968 (NYC).

La acción dramática tiene lugar en NYC (despacho de Max, Central Park, Playhouse Theater...) a lo largo de varios meses, entre 1966 y 1967. Max Bialystock (Mostel) es un productor teatral, de unos 60 años y de origen judío, que tuvo en el pasado una gran etapa de esplendor, pero que por causas diversas se encuentra actualmente en la ruina. Se asocia con el contable Leo Bloom (Wilder), de la firma “Whitehall y Marx”, colaboradora del servicio de inspección de la Hacienda Pública. Montan en sociedad un singular espectáculo musical titulado “Springtime for Hitler”, que estrenan en un teatro de Broadway. Max conserva una aguda capacidad de seducir a ancianas adineradas y Leo es un avispado contable, especialista en ingeniería financiera creativa, que padece una baja autoestima y crisis de ansiedad y de histeria.

El film suma comedia alocada, parodia y farsa. Para algunos analistas es la obra más fresca y inspirada de Mel Brooks. Supone el regreso a la gran pantalla del actor Zero Mostel (1915-77), que triunfó en el teatro, tras su inclusión en la lista negra del infausto senador Joseph McCarthy y su “caza de brujas”. El film rinde homenaje a NYC, al teatro, al amor libre, a la actividad sexual de las personas mayores, al baile, al baile de Cascanueces (Juramento de Sigfrido) y al grupo de danza de Busby Berkeley (1895-1976), etc.

El relato se basa en una historia tan hilarante como inverosímil, que sostiene el despliegue de un relato irónico, burlesco, sarcástico y mordaz, que mezcla humor negro, humor surrealista, humor iconoclasta, mofa, ridiculización, exageraciones y absurdo, llamado con frecuencia “humor judío”. La combinación da lugar a un film vigoroso, intenso, crítico, agudo y sumamente divertido, exento de los excesos del cine posterior de Brooks.

Las burlas se refieren a la locura del militarismo nazi, la ridiculez de su ostentosa parafernalia, al absurdo culto personal al líder (escena de la apoteosis), la multitud entusiasta de personas dispuestas a hacer de Hitler (en las tablas y fuera de ellas), al paso de la oca, el saludo hitleriano, los desfiles militares patrióticos, la cruz gamada, etc. Sugiere la similitud que guarda el fanatismo nazi y el caos que preside el desarrollo de la acción y, de modo muy especial, algunas escenas culminantes. Añade algunas referencias burlescas a los estereotipos alemanes (puntualidad, afición al cronómetro...).

Son objeto de sátira la libertad de costumbres de la mujer de los años 60 y sus convicciones sobre el amor libre, la libertad sexual, los romances efímeros, el sexo de aventura y la igualdad de sexos. La sueca del film, identificada por los protagonistas varones como una bomba sexual, se ve relegada por ellos a funciones que demuestran su corteza de miras y la incapacidad masculina de entender la naturalidad y la irreversibilidad de los valor de la nueva mujer occidental.

La revolución sexual de los 60, que arraiga en EEU y Europa, cuenta con un importantísimo punto de apoyo: las madres y, sobre todo, las abuelas de las chicas jóvenes. Este hecho se ve recogido en la cinta desde un punto de vista irónico y burlón.

La comicidad se basa, además, en el uso de prendas de vestir y útiles estrafalarios, como los cinturones de cartón, los pañuelos-bayeta, etc.; los juegos infantiles practicados por mayores (carrusel de feria, globo de mano, etc.); medios impropios, como la exagerada manguera vista para la extinción vecinal de incendios, etc. También se han de citar los fantasiosos símbolos de la primavera, encarnados por bailarinas ataviadas con complementos exóticos, el machismo y temas que han dejado de ser motivo de humor, como el travestismo y la homosexualidad. Añade críticas adicionales al autoritarismo, la dificultad de reforma de los estafadores, la estupidez de muchos, la locura de algunos, los fanatismos de todos los colores, los juegos eróticos fetichistas (“La condesa y el chofer Rodolfo”, “El rapto y la cruel violación de Lucrecia”...), la pulsión natural del deseo y las consiguientes reclamaciones desatendidas de Eva Braun, etc.

La banda sonora, de John Morris (“El hombre elefante”, Lynch, 1980) es rítmica, colorista, burlona y alegre. Se complementa con dos canciones originales de Mel Brooks (“We’re Prisoners of Love” y “Springtime for Hitler”) y una de Norman Blagman (“Love Power”). La fotografía, de Joseph F. Coffey (“Un hombre para Ivy”, D. Mann, 1968), en color, se caracteriza por la sobriedad, la abundancia de escenas rodadas a cámara fija, su atención a la expresión corporal y el destacado protagonismo visual de los protagonistas. Añade un sugerente plano cenital de un grupo mixto de baile en disposición de cruz gamada en movimiento.

La rapidez de la narración y la riqueza de detalles aconseja ver 2 o 3 pases de la cinta, separados temporalmente. Sin ser una gran obra, es una buena película, que conserva gran parte de su capacidad de hacer las delicias del público aficionado a la comedia alocada, heredera de la “screwball comedy” americana de los años 30 y 40.


Bibliografia

Ángela ERRIGO, “Los productores”, ‘1.001 películas que hay que ver antes de morir’, pág. 496, Grijalbo, Barcelona 2006. (Miquel, FilmAffinity)




CAPTURAS:

Click the image to open in full size.

Enlaces de descarga (Contraseña: HmB79):

1FICHIER
MEGA
UPTOBOX 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...