PROGRESO DONACIONES OCTUBRE 2019


172 / 300 words. 57% done!

martes, 14 de febrero de 2012

Papillon (Franklin J. Schaffner, 1973)



Papillon

Ficha Técnica:



Título original:

Papillon

Año:

1973

País:

Estados Unidos / Francia

Género:

Aventuras / Drama carcelario

Dirección:

Franklin J. Schaffner

Guión:

Dalton Trumbo, Lorenzo Semple Jr. (Novela: Henri Charrière)

Duración:

144 min



Reparto:



Steve McQueen, Dustin Hoffman, Victor Jory, Don Gordon, Anthony Zerbe, Robert Deman, Bill Mumy, George Coulouris, Woodrow Parfrey



Datos del archivo:



Idioma:

Inglés con subs en español (srt)

Calidad:

BRRip

Resolución:

1920x800

Formato:

MP4

Tamaño:

2,16 GB


Sinopsis:
Papillon es el apodo de uno de los tantos criminales que son enviados al sistema penitenciario de Guayana Francesa a principios del siglo XX. Dicho penal es conocido por las durísimas condiciones de vida y disciplina en la que permanecen los reclusos. Papillon está decidido a fugarse, y se hace amigo y protector de Louis Dega, un conocido estafador. Los abundantes fondos que posee Dega le sirven para sobornar guardias y generar oportunidades de escape; pero la suerte no siempre está de su lado y Papillon recibe los más brutales castigos. Aún así, el recluso está decidido a escapar como sea, aun a riesgo de su propia vida.


Hablemos de directores brillantes que, súbitamente, entraron en un ocaso irremediable. Franklin J. Schaffner, en este caso. En cinco años, entre 1968 y 1973, dirigiría un puñado de clásicos como El planeta de los simios, Patton y Papillon. Después iría al crepúsculo, con la bizarra Los niños del Brasil (1978) y terminando en la temible Yes, Giorgio (1982). Sí, esa comedia mediocre que fue la única protagonizada por Luciano Pavarotti.

Es posible que Schaffner fuera un símbolo de sus tiempos. En los setentas los directores americanos hacían historia -Coppola, Lucas, Spielberg, Cimino- y creaban nuevos lenguajes cinematográficos. Pero también es cierto que hasta aquél entonces el cine mainstream tenía otro cuidado artístico. La gran mayoría de filmes major estaban basados en novelas. Vino Star Wars, y Hollywood perdió los estribos. Abandonó la base literaria, se dedicó a clonar éxitos y, básicamente, se abocó a producir películas serie B con enormes presupuestos. Comenzaría una lenta pero progresiva decadencia que seguiría hasta hoy -vean sino la euforia de las remakes que pueblan ahora las taquillas-.

Pero en los setentas el cine americano era realmente innovador. Y con Papillon Schaffner se mete en el género carcelario para transformarlo en pura aventura. Es una idea muy pequeña -un hombre que desea su libertad a toda costa-, narrada a través de una interminable carrera de obstáculos. Está basada en la autobiografía de Henri Charrière, aunque muchos coinciden en que el libro ficcionaliza una enorme cantidad de hechos, si bien la vida de Charrière merece en sí misma un capítulo aparte y no estuvo exenta de aventuras. Ex marino, criminal de poca monta, estuvo recluso en la Guayana Francesa durante casi quince años. Hizo numerosos intentos de escape -no tal cual como dice la película-, a veces siendo arrestado y encarcelado en prisiones de diferentes países. Recién en 1945 pudo escapar y asentarse en Venezuela. Su libro sería publicado en 1969, y en 1973 Charrière fallecería al poco tiempo de haber trabajado como asesor para la producción del filme basado en su biografía.

Si uno considera el contexto del filme -principios de los setentas, comienzo de la liberación de la producción hollywoodense sobre los tabúes de la censura-, Papillon cruza unos cuantos límites prohibidos. Referencias explícitas a la vida clandestina carcelaria -desde la homosexualidad y la masturbación hasta los famosos tubitos que hacían de billeteras-, torturas, muertes en primer plano, y un criminal que figura como el héroe -si bien aquí las cosas se han pasteurizado mucho, pues el Charrière de la vida real era mucho mas violento-. Cada escena es particularmente intensa, gracias al tour de force de Steve McQueen y Dustin Hoffman. En especial McQueen, en la secuencia del encierro en solitario, se transforma completamente en un fantasma de sí mismo.

No hay mucho que decir, excepto que es una aventura que hay que vivirla. Ciertamente cerca del final baja el ritmo -en la secuencia de las buscadoras de perlas-, ya que entra en una onda onírica y el espectador no está seguro de si se trata de alucinaciones del protagonista. Pero la moraleja final es que el espíritu del hombre es libre e indomable, y que luchará con todas sus fuerzas para recuperar lo que ha perdido. (Alejandro Franco: Arlequín)



CAPTURAS:

Click the image to open in full size.

Enlaces de descarga (Contraseña: HmB79):
 
1FICHIER 01
1FICHIER 02
1FICHIER 03
MEGA 01
MEGA 02
MEGA 03
 UPTOBOX 01
UPTOBOX 02
UPTOBOX 03 

1 comentario:

  1. Cuando se estrenó este film en Buenos Aires tuvo mucha repercusión: todo el mundo hablaba del tema de los "tubitos anales". No fuí a verla en ese entonces, al encontrarla aquí, quise aprovechar para ver si me había perdido algo importante; y lo que rescato son las actuaciones de Hoffman y McQueen y ver que los franceses siempre han sido unos "maestros de la tortura" como se ha comprobado en todos los lugares que fueron colonias francesas y además con el tiempo hemos sabido que militares argentinos que actuaron en los distintos períodos que asaltaron el poder durante el siglo 20 fueron entrenados en "institutos" franceses, además de los clásicos norteamericanos de la zona caribeña. El resto de la película es evidentemente como una de "aventuras", aunque algunas situaciones parecen poco creíbles o incomprensibles.

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...