PROGRESO DONACIONES OCTUBRE 2019


20 / 300 words. 7% done!

viernes, 13 de enero de 2012

Cobra Verde (Werner Herzog, 1987)




Cobra verde

Ficha Técnica:



Título original:

Cobra verde

Año:

1987

País:

Alemania

Género:

Aventuras. África. Esclavitud

Dirección:

Werner Herzog

Guión:

Werner Herzog (Novela: Bruce Chatwin)

Duración:

111 min



Reparto:



Klaus Kinski, Peter Berling, José Lewgoy, King Ampaw, Salvatore Basile



Datos del archivo:



Idioma:

Aleman con subs en español (srt)

Calidad:

DVDRip

Resolución:

688 x 384

Formato:

AVI

Tamaño:

1490 MB


Sinopsis:
Historia de un aventurero traficante de esclavos, un hombre consumido por sus sueños y destrozado por las conspiraciones del mundo en que vive. Francisco Manoel Da Silva era un brasileño que no tenía nada, el más pobre entre los pobres, un buscador de oro que se convirtió en el bandido Cobra Verde. Gracias a su astucia y a su valentía consiguió convertirse en el comerciante de esclavos más importante de Brasil. (FILMAFFINITY)


Quizás busco ciertas utopías, espacios para el honor y el respeto humanos, paisajes que no han sido ofendidos, planetas que todavía no existen, paisajes soñados. Hay poca gente que busque esas cosas hoy en día “. (Werner Herzog)

“La televisión utiliza paisajes. Yo transformo paisajes. Yo los dirijo”. (Werner Herzog)

Francisco Manoel da Silva, apodado Cobra Verde, es un violento bandolero brasileño del siglo XIX implicado en el tráfico de esclavos en Dahonney, África.

El último film de Werner Herzog en colaboración con el actor Klaus Kinski es considerado por muchos como una de sus peores producciones. A pesar de la fuerza de los paisajes, toda una marca de autor para Herzog, las escenas meteóricas con Kinski y la banda sonora, a pesar de seguir la línea de viaje metafísico a lo más abominable de la naturaleza, tan espectacularmente representada por Aguirre, la cólera de Dios (1972), Cobra Verde es quizás un film desbordado por su propias pretensiones.

La leyenda del mito Klaus Kinski y algunas imágenes imborrables (Kinski entrenando a un ejército de mujeres nativas para la batalla, los arrebatos violentos del actor con los esclavos, imágenes llenas de belleza de los paisajes africanos) hacen que, en mi opinión, al mismo tiempo que vetamos a Cobra Verde la entrada a nuestra sección de Grandes Clásicos (si incluiré próximamente Fitzcarraldo y Aguirre, la cólera de Dios . Soy fan de Herzog/Kinski, no puedo evitarlo), si añadimos este film con orgullo al apartado de Joyas Ocultas. Cobra Verde es “joya” porque en determinados momentos brilla como lo mejor de la producción de Herzog, y es “oculta” porque dudo que mucha gente se acuerde hoy en día de que este film ha existido.

La película está basada en la novela El virrey de Ouidah , escrita por Bruce Chatwin. Sobre la adaptación que Herzog hizo de su libro, el escritor declaró de forma reveladora: “¡Por favor, ni me hables de eso! No quiero tener nada que ver con esa película . La actuación de Klaus Kinski es sencillamente repugnante, y no tiene ningún punto de contacto con mi novela. En realidad, no podía ser de otro modo: es un tipo nefasto, que deja a su paso una estela de resentimiento donde quiera que vaya. Con esa cabellera desgreñada de la que tanto se ufana y sus movimientos espasmódicos se parece más a una puta vieja buscando clientes que a mi personaje.

En cuanto a Werner Herzog, debo admitir que admiro sus primeras películas, así como otras que hizo sin tantas pretensiones (.). Pero las grandes super producciones , del tipo Cobra Verde, se le van de las manos, no puede dominarlas (.). Cuando tuvo los derechos de filmación, realmente me alegré, pensé que podía surgir algo interesante. Lamentablemente no fue así: la película es una completa basura” .Sin duda, el espíritu aventurero y la dualidad entre viajero y mito que con tanto éxito había transmitido Herzog en sus anteriores epopeyas Hombre vs. Nauraleza, no fue entendida en este caso por casi nadie. Los defectos del film son los habituales en algunas obras del director, solo que quizás ahora intensificados: personajes con motivaciones que el espectador es incapaz de entender, giros argumentales injustificados.

El cine de Herzog, sin embargo, encuentra sus picos álgidos cuando, entre ese desorden narrativo, sabe construir escenas de rara y profunda fuerza. Cuando Kinski está en su sitio, y la cámara de Herzog sabe inmortalizarlo, entonces, esas escenas, bien valen un film defectuoso. Y las dos o tres secuencias, que ya he citado antes, y que despuntan en Cobra Verde , justifican cualquier otra aberración de la que sufra la película.

Al terminar el difícil rodaje, en el que no faltaron peleas cuerpo a cuerpo entre Herzog y Kinski, la relación entre ambos estaba ya agotada (una de las perlas que actualmente dedica el director a su actor fetiche ya fallecido: ” a cada una de mis canas las llamo Kisnki “). El mismo director no tenía un nuevo proyecto para Kinski, y consideraba que el anti-héroe aventurero y cruel que tan vigorosamente representó el actor, ya no tenía cabida en sus próximos films. Herzog se centró a partir de entonces en los documentales y la televisión. A Kinski, probablemente, le importaba un comino lo que el director hiciera de él. Al fin, la historia, ha escrito la relación fílmica entre ambos como una rara serie de películas repletas de momentos imborrables. Obras sobre el hombre y, por encima de todo, la naturaleza.

Herzog, con su visión de la naturaleza como una obscenidad asesina (el director odiaba que Kisnki considerara esa misma naturaleza como algo romántico, decorativo y new age ), con el empeño que puso en cada proyecto, tratando de emular en el rodaje las vicisitudes de sus personajes en la ficción, sin importarle que le encarcelasen, o que algún miembro de su equipo pusiera en peligro su vida.

Kinski, como el cruel actor de personajes crueles. Un rostro genial de infinitas lecturas, sensibilidades en fuga, tensiones encontradas y vacío existencial. Nadie como él para encarnar también al hombre cegado por un destino utópico. Nadie mejor que él para ser el alter ego de Herzog.

Algo unía a estos dos seres sofocados por su odio mutuo, y es que, posiblemente, fueran dos de los tipos más egocéntricos del mundo. (Marc Monje, mundocine.portalmundos.com)


CAPTURAS:

Click the image to open in full size.

 Enlaces de descarga (Contraseña: HmB79):

No hay comentarios:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...