PROGRESO DONACIONES OCTUBRE 2019


105 / 300 words. 35% done!

jueves, 12 de enero de 2012

Baron Prásil (Karel Zeman, 1961)



El barón fantástico

Ficha Técnica:



Título original:

Baron Prásil

Año:

1961

País:

Checoslovaquia

Género:

Fantástico. Ciencia ficción. Aventuras

Dirección:

Karel Zeman

Guión:

Karel Zeman, Jirí Brdecka, Josef Kainer (Libro: Gottfried August Bürger, Rudolph Erich Raspe)

Duración:

80 min



Reparto:



Milos Kopecký, Rudolf Jelinek, Jana Brejchova, Karel Höger



Datos del archivo:



Idioma:

Checo con subs en español incrustados

Calidad:

DVDRip

Resolución:

576 x 432

Formato:

AVI

Tamaño:

950 MB


Sinopsis:
El barón Munchhausen, acompañado de una selenita (habitante de la Luna), emprende un viaje a través de toda la Tierra, con el fin de demostrar a ésta que no existe diferencia alguna entre los habitantes de la Tierra y de la Luna. (FILMAFFINITY)


Tras aparcar su proyecto cinematográfico sobre Los Robinsones del espacio, dado que los avances en materia espacial del momento ensombrecían la condición fantástica de la propuesta, Zeman escogió la figura del barón Karl Münchausen para su siguiente proyecto. El barón fantástico(Baron Prasil, 1961) es una muy libre adaptación de la novela de Rudolf Erich Raspe publicada en 1876, que ya conoció una fastuosa adaptación producida por los estudios alemanes UFA, Las aventuras del barón Munchhausen (Munchhausen, Josef von Baky, 1943).

El filme de Zeman se centra en la figura de un astronauta que aterriza en la luna (Toník) y tras un desvanecimiento cae víctima de una ensoñación. En su particular alucinación, el viajero estelar se encuentra con míticos visitantes de la luna como Cyrano de Bergerac, Nicholas, Barbican y Michael Ardan (personajes de la novela de Verne Viaje a la luna) y el barón Munchhausen. La historia adquiere dos niveles: las aventuras del barón, donde no faltan episodios míticos como el vuelo en una bala de cañón o la aventura dentro de la ballena, y las reacciones del hombre moderno (el astronauta Toník) fascinado por las nuevas tecnologías.

Toník llega a comparar, en una muestra de erudición contemporánea, las aventuras de Munchhausen con las nuevas tecnologías, y tras su exposición es tildado de mentiroso por el propio barón (cuya fama al respecto es de todos conocida). La contraposición de ambos personajes, uno literario como Munchhausen y el “selenita” Toník, más próximo al aventurero real de mediados del siglo XX, supone todo un acierto.

El barón fantástico es el trabajo más poético y estilizado de Karel Zeman, y la clave de su enorme éxito fue priorizar el impacto emocional por encima del virtuosismo técnico (por otro lado, tan presente como en cualquiera de sus obras).

Zeman utilizó para el filme la técnica del trucaje partiendo de las ilustraciones de Gustav Dobry y recurrió al color para resalzar los instantes dramáticos de la cinta. La particularidad de El barón fantástico dentro de la filmografía de Zeman estriba en su elaborado trabajo con los actores. Sabida es la delimitación espacial y de movimiento a la que somete a sus protagonistas un rodaje de concepción tan milimétrica como es la realización de un filme animado (véase, en la actualidad, el escrupuloso método de rodaje de aquellos filmes que utilizan el croma key “pantalla azul”, y la desnaturalización que ello provoca en el trabajo actoral). Superar ese escollo fue la principal fijación de Zeman desde que rodara El invento diabólico, por ello, era primordial contar con buenos actores como Milos Kopecký (Munchhausen) para el nuevo proyecto. La rivalidad entre Toník y Munchhausen por conquistar el corazón de la princesa Bianca (aparecida en un pasaje de sus aventuras por Constantinopla), potenció ese trabajo actoral en busca de una prestancia dramática de mayor intensidad. El trabajo de guión buscaba relativizar el inevitable encorsetamiento al que obligaba la concepción artística del filme

La cinta se desmarcó del mecanicismo visual de El invento diabólico y se centró en escenificar coreografías que perseguían en todo momento la naturalidad del movimiento y un hálito más evocador. El filme, de un barroquismo más integrador (y catalizador de una escenografía menos radical) obtendría unas proporciones visuales poco menos que deliciosas. Sin duda, El barón fantástico es el trabajo más poético y estilizado de Karel Zeman, y la clave de su enorme éxito fue priorizar el impacto emocional por encima del virtuosismo técnico (por otro lado, tan presente como en cualquiera de sus obras). (http://www.judexfanzine.net/v3/fitxa.php?id=240)



CAPTURAS:

Click the image to open in full size.

 Enlaces de descarga (Contraseña: HmB79):

1 comentario:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...